jueves, 12 de abril de 2012

Et lux in tenebris lucet

Después de un largo período de tiempo sin publicar en el blog os expongo uno de los tantos motivos que me ha mantenido alejada del mundo bloguero, un motivo de grandes dimensiones y que me ha llevado varios meses de trabajo. (Pinchad en todas las imágenes para aumentar).
  
  
"Et lux in tenebris lucet" (traducido del latín: Y la luz brilló en las tinieblas) es el título de esta obra, un lienzo de 200x96 cm, realizado en acrílico, con un fondo de texturas de aguaplast y preparado de piedra pómez blanca.

Existen diversas razones por las que he titulado así a este cuadro, la principal es por el significado que encierra la frase, que aunque posea su origen  en la religión cristiana puede desligarse completamente de ésta y aplicarse a cualquier filosofía de vida; además, el mensaje crea una simbiosis perfecta con la atmósfera que envuelve la obra.

A continuación os muestro el "make off" donde la narración gráfica está bastante resumida, pero he reflejado los pasos principales para que os hagáis una idea del proceso de creación:

De izquierda a derecha y de arriba a abajo:
Boceto sobre papel DinA-4 / Encaje y fondo a color en lienzo
Elaboración de las alas y el cabello / Pintura final
  
Primeramente, realicé unos cuantos bocetos a lápiz en papel, hasta conseguir el boceto definitivo en DinA-4. Por otro lado, apliqué cola de imprimación al lienzo para después transportar las medidas del boceto a una escala superior en el lienzo y realizar así el encaje. Tras terminar el encaje a carboncillo fijé la textura deseada en el fondo con espátula para después comenzar a pintar y, finalmente, tras muchas horas de trabajo entre acrílicos y pinceles podéis admirar el resultado final.
  
El lienzo en blanco llevaba en casa unos once años; en su día compré la tela y le encargué a un carpintero montarla y tensarla sobre un bastidor con las medidas que le especifiqué porque pensaba pintar algo (ya no sé ni qué) para presentarme a un certamen de pintura, pero tal concurso coincidió por aquel entonces con mi época de exámenes y el lienzo se quedó guardado y olvidado en el trastero hasta ahora.
Si no llego a tener este lienzo no me hubiera decidido a comprar uno así de grande para pintarlo, más que nada por falta de espacio, pero ya que lo tenía debía darle uso antes de que el trastero le pasara factura porque, a decir verdad, ya lo encontré algo tocado y deteriorado al darle la imprimación y eso que estaba protegido por un plástico y preservado por una capa de imprimación anterior para su conservación.
  
Os dejo con algunos detalles del cuadro:
  

Como vereis, he utilizando colores de la misma gama cromática para armonizar el conjunto y darle homogeneidad; he escogido tonos cálidos para trasmitir cercanía, proximidad y vida, pero sin abusar del rojo porque genera sensación de agobio y saturación.
Es ya un secreto a voces en este blog que los ángeles son uno de mis temas preferidos en el arte, así que no se me ocurrió nada mejor que aprovechar el lienzo para pintar uno con mi estilo propio en lo que se refiere a la representación de la figura, es decir, desprovista de candidez y con un mezcla extraña de androgenismo, decadencia, dolor, oscuridad y desnudez.

Además, he querido otorgarle una carga extra de misticismo y simbolismo, por ello he incluido los símbolos alquímicos que definen las tres bases (tres principios hipostáticos llamados Tria Prima) de acuerdo con Paracelso (alquimista, médico y astrólogo suizo):
  
  
La Tria Prima está formada por los tres cuerpos primarios del hombre: Sal, que compone el cuerpo; azufre, que confecciona el alma y, mercurio, que integra el espíritu.
La Tria Prima no representa sustancia química en sí, sino fuerzas espirituales para crear las condiciones materiales y pasajeras en la naturaleza.
El primer símbolo que veis en la imagen representa el azufre, el principio vital e inconsciente, lo que podríamos denominar alma. El siguiente alude al mercurio, que es la conciencia, el espíritu. Y por último nos encontramos con la sal, lo sólido y la materia, el cuerpo.
  
Espero que os haya gustado esta obra pictórica, aunque gana infinitamente más al natural ya que es más imponente y hermosa que en la fotografía.
Intentaré incorporarme al blog gradualmente y pasar a visitar los vuestros (que os echo de menos... Jops!) después de tanto tiempo que llevo desaparecida en combate.

12 comentarios:

  1. Olé olé!!! Es lo primero que me ha salido al verlo. Pedazo cuadro, me encata, menudo curro lleva.
    La atmósfera es espectacular, te he dicho que me encanta? Jajajaja
    Y el tema, que decirte del tema que no te haya dicho antes!
    Las luces y las sombras super bien interpretadas.
    Enhorabuena Fátima!!!
    Un besote grande, artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Bea, sabía que te gustaría, desde el primer momento pensé: ya verás cuando publique la entrada en el blog, la sorpresa que se va a llevar Bea con lo que le gustan los ángeles también a ella... jajaja!!!

      Según decidí el tema, antes siquiera de hacer los bocetos, ya me lo estaba imaginando en mi cabeza y ha quedado tal cual, como si mi idea se hubiera proyectado milímetro a milímetro sobre el lienzo.

      No te puedes imaginar la satisfacción que genera crear algo así y más si el lienzo tiene un tamaño en el que casi caben dos Fátimas... jajaja!!! Me ha servido para demostrarme a mí misma que no he perdido la paciencia que se requiere para pintar algo así de enorme, además, he desconectado del estrés al pasar tantas horas pintando, aunque te parezca contradictorio.

      Respecto a las sombras, sobre todo las del fondo, cuando se las estaba dando, en mi casa empezaron a decir: ¡No! No lo toques, Que lo estropeas... Que poca confianza en la artista, de verdad, aiss!!!

      Mil gracias de nuevo, guapa. ¡Un besazo enorme!

      Eliminar
  2. Diooooossss,que chulo,como me gusta,y mira que ha costado heee.yo he sido uno de los privilegiados en ver la evolucion de esta magnifica y sorprendente obra.todavia recuerdo la primeravez que lo vi,era cuando ibas a empezar a darle color y la ultima cuando estavas terminando el ala.eres una pedazo de artista timita,mis felicitaciones,tenemos que hablar de negocios,jejeje.un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te haces ni una ligera idea de lo que me ha costado, ufff! No sólo por el tiempo de trabajo, los detalles y el gigantesco formato, sino porque sólo podía pintar por la mañana hasta las 16:30 h, hora en la que el sol directo empezaba a entrar por la ventana sin piedad y no me permitía ver nada de nada...

      Estuvo en el salón mientras lo pintaba (porque no cabía en otro sitio) bastante tiempo, puedes dar fe de ello... jejeje!!! Ya viste que el proceso de creación fue lento, pero seguro.
      Para la próxima vez que te pases por casa lo verás expuesto en la única pared que me quedaba libre en casa, no luce lo que debería y casi lo tapa la cortina, pero mejor que estropeándose en el trastero...

      Hablaremos de negocios cuando quieras, que para eso siempre hay tiempo y ocasión.

      ¡Un besote!

      Eliminar
  3. Es impresionante Fátima, de verdad... me has dejado con la boca abierta y entendiendo perfectamente el porqué de tu ausencia.

    Ha merecido la pena esperar, desde luego.

    Sin duda, de tus trabajos, el que más me ha gustado (sin desmerecer a ninguno, pero es que éste...)
    Me encantan las alas (qué trabajazo) y cómo has conseguido que parezca en movimiento.

    Genial guapa, me encantaría verlo en directo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias de todo corazón, guapa, e insisto en darte las gracias no sólo por tu favorable crítica hacia mi obra, sino también por comprender el motivo justificado de mi prolongada ausencia.

      Me alegra que éste sea para ti el mejor de mis trabajos porque eso significa que me voy superando. Va a resultar difícil publicar algo bueno tras esto, pero todo se intentará, aunque después de esta palicilla sólo me apetece descansar y hacer moñerías más simples en tamaño folio... jejeje!!!

      Las alas es algo que deseaba resaltar sobre el resto y es a lo que más horas he dedicado; sólo yo entendía por dónde iban las plumas.

      Lo de verlo en directo no es imposible... ¿Quién sabe?
      ¡Un besazo muy gordote!

      Eliminar
  4. Sin duda ha merecido la pena el esfuerzo! Me gusta un montón.
    Casi dos metros cuadrados de lienzo! Casi nada...
    A mí el tema ángeles también me llama mucho la atención. De hecho me encantaría encontrar alguna reproducción de la obra Angelique de Linda Joyce Franks, no sé si la conoces.
    Bsis!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, estoy sorprendida porque hay más gente de la que creía a la que le gustan los ángeles, estoy maravillada.

      Efectivamente, casi dos metros cuadrados de lienzo, es el primer cuadro que pinto así de grande, aunque no es la primera vez que me atrevo a pintar algo de dimensiones enormes; la primera vez fue la pared del cuarto de una compañera de instituto, un amanecer en el mar que medía aproximadamente 3 metros de largo por 2 y pico de alto, desde entonces me atrevo con todo... jajaja!!!

      Por cierto, sí que conozco algunos trabajos de Linda Joyce Franks, pero no he visto láminas ni reproducciones comerciales de su obra; se me ocurre que, si te gusta mucho “Angelique”, pudieras tomar de la red la imagen a buena resolución y llevarla a un “Workcenter” o similar para que te saquen una reproducción al tamaño que quieras sin perder calidad, después puedes montarlo tú misma sobre cartón pluma, que es lo que yo hago con las reproducciones de mis trabajos, sólo es necesario comprar cartón pluma y pegamento en spray (importante lo de este bendito y milagroso pegamento), te queda de lo más profesional, sin arrugas, ni burbujas ni nada; ya me contarás si te sirve de algo la idea.

      ¡Un besazo!

      Eliminar
  5. Es genial, te ha quedado fantástico, pero claro yo es que lo he visto como crecía día tras día y tampoco puedo ser imparcial, jejeje. La pena es que no hay sitio suficiente para poder exhibirlo, se ha quedado un poco encajonado en esa pared, pero algo tan grande necesita una sala de exposiciones. Bueno un besito!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como espectador directo del cuadro ya sabes que verlo al natural impresiona mucho y, sinceramente, yo misma reconozco que ha quedado más espectacular de lo que a veces creía mientras pintaba.

      Ver el proceso día tras día, como tú has hecho, ayuda bastante a comprender qué partes me han costado más y cuáles han sido más fáciles para mí; como ya le he dicho a CreatiBea, las plumas me han llevado mucho tiempo como tú bien sabes, aunque no han sido complicadas, en cambio, con lo que tuve serios problemas fue con la corona de espinas, que perdí el encaje y no sabía lo que era corona ni lo que era cabello, así que tuve que pintar a ojo de buen cubero y menos mal que el acrílico permite capas y más capas de cualquier color si te equivocas.

      Y hablando de materiales, me alegro un montón de haber seguido tu consejo para pintarlo todo a acrílico, que es una técnica rápida, con buen acabado, calidad y que además domino; si llego a utilizar óleo me arruino y no termino en tres años a causa del lento proceso de secado.

      En la pared donde me ayudaste a colgar el lienzo (mejor dicho: encajarlo) no luce nada, el pobre está como una ficha de tetris, pero no había otra pared libre en toda la casa, es una pena; tal cuadro me lo imagino de cabecera o algo así, el tema lo mismo te adorna un dormitorio que una sala de estar o un salón, es muy versátil... Ojalá tuviese una sala de exposiciones porque obras de todos los tamaños, colores, técnicas y temáticas en casa no me faltan... aisss!!!

      ¡Un besote muy gordo!

      Eliminar
  6. Amiga, yo también celebro tu vuelta y de igual manera estoy abrumado por tu colosal obra. Sigues igual de didáctica que siempre, explicándonos los entresijos de las bambalinas de una artista pintora como eres.

    Muy justificada tu ausencia. Yo no soy de ángeles ni demonios, pero me agradan y más con tu toque personal.

    Enhorabuena campeona y rebienvenida!!!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay! ¡Qué ilusión volver a tenerte por aquí, compartiendo tus opiniones y comentarios!

      Gracias por tu opinión del cuadro y, sobre todo, por la descripción que me haces, ya sabes que yo soy muy de explicar mis obras tanto a nivel pictórico como iconográfico, y sólo espero no perder esta buena costumbre que he adquirido a lo largo de mi experiencia en el blog porque tú eres una de las personas que siempre me agradece y valora mi narración de batallitas... jejeje!!!

      No importa si no eres muy de ángeles ni demonios, igualmente me alegro de que disfrutes de esta obra; yo, por ejemplo, soy de cosas “endemoniadamente angelicales”.

      ¡Un besazo!

      Eliminar

Anímate y deja un comentario... ¡Gracias!